<referencia></referencia>

161.497 personas se han beneficiado de la tarifa plana de 100 euros para la contratación indefinida

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha señalado este martes en México que la contratación indefinida a tiempo completo está creciendo en España a un ritmo de casi el 30% anual, gracias a las medidas puestas en marcha por el Gobierno español para estimular  y dotar de mayor flexibilidad al mercado de trabajo.

En su intervención en el panel sobre Innovación Institucional para promover el empleo de calidad, en el marco de la III Reunión de Ministros Iberoamericanos de Trabajo que se celebra en Quintana Roo (México), Báñez destacó especialmente los resultados de la implantación de la tarifa plana de 100 euros de cotización a la Seguridad Social para la contratación indefinida, que desde su puesta en marcha ha permitido a más de 161.000 personas encontrar un nuevo empleo.

"Desde que se aprobó hace escasos ocho meses, 161.497 personas se han beneficiado de esta tarifa reducida de cotización a la Seguridad Social para la contratación indefinida y han encontrado un nuevo empleo", señaló la ministra de acuerdo con los datos oficiales de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Innovar para promover el empleo de calidad

En su intervención, Fátima Báñez señaló que es preciso innovar para promover el empleo de calidad y se reafirmó en su apuesta por la formación y por la gestión dinámica de los recursos humanos, que considera que son "claves" para asegurar el empleo de calidad.

"En España hemos emprendido ese camino y estamos comenzando a ver sus resultados", aseguró la ministra, remarcando que "hoy la economía española crece a un ritmo anual del 1,6%, el empleo crece también a una tasa equivalente". A su vez, la ministra ha destacado que 2014 será el primer año de creación neta de empleo "tras seis años de crisis y destrucción de empleo".

"Hoy contamos con un mejor marco institucional y unas políticas de empleo más eficaces, que están traduciéndose en resultados concretos. Creamos empleo desde menores tasas de crecimiento, empleo que es estable haciendo frente al problema de la dualidad. Tenemos una regulación laboral preparada para el siglo XXI y unas políticas de empleo que de verdad apoyan a nuestros ciudadanos".

En su intervención, Fátima Báñez recordó que vivimos una época de cambios "vertiginosos" en la estructura y funcionamiento de nuestras economías que ha cuestionado las prácticas del pasado. El proceso de globalización, la aparición de economías emergentes que compiten en todos los sectores con naciones más desarrolladas, los cambios en los procesos productivos y los derivados de la aplicación de nuevas tecnologías son, en palabras de la ministra, fuerzas que tienen "enormes" consecuencias sobre el mercado de trabajo.

Para Báñez, la nueva situación ha cuestionado las prácticas del pasado. "Los mercados laborales son ahora mucho más dinámicos y exigentes y los trabajadores y las empresas tienen que incrementar su capacidad de adaptación", aseguró.

En su intervención, la titular de Empleo y Seguridad Social expuso la experiencia española y el cambio de estrategia iniciado en 2012 para hacer frente a la crisis económica.

"En la primera fase de la crisis se intentó hacer frente a un problema estructural con medidas coyunturales, sin abordar una transformación de una regulación laboral cuyos cimientos se apuntalaron a principios de los años 80. A partir de 2012 la estrategia ha sido otra. Hemos apostado por la flexiseguridad. Hemos abordado una reforma sistemática de prácticamente todos los ámbitos de la regulación laboral y de las políticas de empleo que estamos implementando de forma gradual", explicó.

Las reformas, explicó Báñez, han llevado a cambios profundos pero equilibrados, la modernización de la negociación colectiva, la movilidad funcional, las nuevas modalidades contractuales, las herramientas formativas y de intermediación laboral, los esquemas de formación en el empleo y la coordinación y planificación de las estrategias de activación. Las medidas se han acompañado de iniciativas dirigidas a favorecer el cambio estructural y hacer frente al problema del desempleo juvenil.

"Se ha incrementado la flexibilidad de nuestro mercado laboral para que el despido sea realmente la última opción. De esta forma se favorece la contratación estable", destacó.

Finalmente, la ministra ha defendido que "todas las políticas y reformas deben ir dirigidas a desarrollar un modelo de crecimiento económico generador de empleo de calidad, en el marco del diálogo social", en referencia a la políticas financiera, la política fiscal, la política industrial, la política educativa y la política de empleo.

LA MONCLOA 26-11-2014

Si te ha gustado esta publicación, por favor compártelo con tus amigos y seguidores dándole al botón de Facebook, Twitter o Google +. Gracias!


Tweet