En este caso, un comunero impugnó un acuerdo adoptado por la comunidad de propietarios alegando que no había sido convocado a la Junta de propietarios como establece la Ley de Propiedad Horizontal.