En este caso, una comunidad de propietarios aprobó un acuerdo que consistía en la atribución a cada propietario del uso y disfrute de una parte del terreno comunitario que rodeaba el edificio.