<referencia></referencia>

La ministra Mato plantea el empleo y la educación como claves para lograr la plena inclusión de las personas con discapacidad

"Un niño con discapacidad no es un niño discapacitado, como un adulto con discapacidad no es una persona discapacitada. Tenemos que ver sus habilidades y permitirles desplegar su talento. Tenemos que buscar soluciones y no crear nuevas barreras". Así lo ha afirmado hoy la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, en su intervención en el IX Congreso Estatal de la agrupación de la ONCE Unidad Progresista, de la que forma parte el actual presidente de la organización, Miguel Carballeda.

La ministra ha asegurado que una persona con discapacidad, con apoyo "puede utilizar todas las capacidades y conseguir las mismas metas" que cualquier otra persona. "Ése es nuestro reto". Por ello, en el marco de la Agenda Social del Gobierno, las personas con discapacidad, junto con los jóvenes y las mujeres, son uno de los sectores considerados estratégicos.

La ministra ha explicado que, con el Plan de Acción de Discapacidad 2014-2016 "queremos seguir avanzando para eliminar completamente todos los obstáculos que aún limitan el desarrollo pleno" de las personas con "capacidades diferentes". Para conseguirlo, Ana Mato ha señalado que las claves son el empleo y la educación. En este sentido, ha planteado una serie de retos:

  • En primer lugar, avanzar "hasta conseguir que todos los alumnos reciban una educación de calidad, adaptando a sus necesidades los centros escolares". España es uno de los países más avanzados, con cerca de un 80% de alumnos con discapacidad integrados en centros educativos ordinarios. Sin embargo, hay que seguir avanzando, ha dicho la ministra, también mediante la evaluación temprana de necesidades educativas especiales, la prestación de servicios de orientación psicopedagógica y de alternativas formativas para personas a las que sobrevenga la discapacidad en la edad adulta.
  • En segundo lugar, es necesario fomentar el acceso al empleo y al emprendimiento de las personas con discapacidad. "Lo haremos con itinerarios individuales y personalizados, con la reserva de plazas e informes de capacidades", ha señalado la ministra.
  • En tercer lugar, hay que "eliminar las barreras de accesibilidad" a las que aún se enfrentan las personas con discapacidad en sus propios hogares, lugares de trabajo y de ocio, y romper la brecha digital para que "las nuevas tecnologías no supongan nuevos obstáculos".
  • Y, por último, "tenemos que seguir dialogando permanentemente con vosotros", ha dicho la ministra a los miembros de la ONCE. Para ello, ha reiterado el "firme compromiso del Gobierno" con la sostenibilidad de la labor de organizaciones como ésta.

En este sentido, la ministra se ha referido a la especial contribución de la ONCE a los avances alcanzados en la inclusión de las personas con discapacidad. Por eso, "desde el Gobierno contamos y queremos seguir contando con vosotros". Ya en febrero de 2013 se creó la Comisión para el Diálogo Civil con la Plataforma del Tercer Sector, en la que la ONCE está presente, como mecanismo de interlocución permanente para mejorar las políticas sociales y adaptarlas a las necesidades de los ciudadanos.

Además, ha señalado la ministra, el Ministerio trabaja en la elaboración de un proyecto de Ley del Tercer Sector, "que supondrá el desarrollo de un marco normativo y fiscal que favorezca vuestra actividad".

Reforma fiscal y discapacidad

La ministra, asimismo, en el marco de la Agenda Social del Gobierno, se ha referido a la Reforma Fiscal, que presta especial atención a las familias con hijos y también con algún miembro con discapacidad.

De este modo, para las familias con personas con discapacidad y movilidad reducida, el mínimo exento pasa de 2.316 euros a 3.000 (se incrementa un 29,53%) si la discapacidad es inferior al 65%.

Y si es superior, el mínimo exento pasa de 9.354 a 12.000 euros (un 28,2% más).

De este modo, con la Reforma Fiscal, por ejemplo, una madre con un hijo con discapacidad que ingrese 17.000 euros, tendrá una rebaja en su declaración del 63%.

Y, entre las nuevas ayudas directas por hijo de 100 euros al mes (1.200 euros al año), acumulables a la ya existente para madres trabajadoras con hijos menores de tres años, se encuentra una ayuda por tener un hijo con discapacidad y otra por tener un mayor con discapacidad. Es decir, una familia con un hijo con discapacidad y otro menor de tres años ingresaría una ayuda de 2.400 euros al año.

En suma, más beneficios fiscales para las familias, con especial atención para aquellas que tienen algún miembro con discapacidad.

La ministra ha concluido su intervención con palabras, precisamente, para las familias con niños con discapacidad. Y ha confiado en que, con la colaboración de todos, sea posible un mundo "en el que los padres de un niño con discapacidad puedan estar tranquilos, porque saben que su hijo va a poder construir la vida que él decida, y no la que otros decidan por él".

LA MONCLOA 03-10-2014

Si te ha gustado esta publicación, por favor compártelo con tus amigos y seguidores dándole al botón de Facebook, Twitter o Google +. Gracias!


Tweet