En este caso, una propietaria fue condenada en un procedimiento ordinario de reclamación de cuotas comunitarias a pagar 3.207,04 euros a la comunidad de propietarios.