En este caso, una comunidad de propietarios adoptó un acuerdo en el que se imponía a determinados propietarios y no a todos ellos la reparación de los llamados «invernaderos», «miradores» o «balcones cerrados».