En este caso, el propietario de un local comercial fue demandado por la comunidad de propietarios por la construcción de un vaso de piscina que el subarrendatario de dicho local había llevado a cabo afectando elementos comunes.